La espantosa noche de Halloween

Había una vez una niña huérfana que vivía en un orfanato.

La maltrataban y la llamaban 1.02, excepto la directora Ms Peregrine que la llamaba Madeline.

Un día, en la noche de Halloween, Madeline se escapó porque estaba harta que la maltrataran. Empezó a llover y se perdió en el bosque y encontró una mansión destrozada.

Entró para refugiarse y se acercó a una habitación.

Se reflejaban los recuerdos de su infancia, y le entró miedo, salió corriendo y milagrosamente escontró la salida. De repente se perdió.

Entró en un viejo cementerio donde muertos vivientes la persiguieron. Se encontró un drácula, un árbol encantado y dos grandes monstruos.

Tras pasar el mal rato, encontró el orfanato, pero ya no era como antes. Entró en una habitación y estaba Ms Peregrine atada y mal herida. Madeline intentó salvarla pero no le dió tiempo. Ms Peregrine falleció. Madeline salió corriendo para salir del orfanato y se encontró un dragón. Justamente cuando el dragón la iba a devorar y... ¡ZAS! De repente, se despertó en su casa. Madeline se dió cuenta de que todo había sido un sueño.